¿DISTANCIA O MANIPULACIÓN SOCIAL?

¡Mientras los católicos tengamos la “lámpara” … bajo la cama, el mundo seguirá a oscuras!

Manifestaciones en las calles de Cusco (Perú) 15/11/2020


Millones de hombres nos enfrentamos hoy con realidades irracionales, aterradoras y destructivas. Cada uno podría relatar cómo se evidencia esto en su vivir diario. Para ejemplos, todos podemos señalar uno. Lamentablemente.


Pero, ¿Qué está pasando? ¿De qué estamos hablando? ¿Hoy se nos impone una distancia social o una manipulación social?

  • NO se permitieron las celebraciones y procesiones de SEMANA SANTA, ¡POR LA DISTANCIA SOCIAL!

  • Se cerraron las Iglesias, ¡POR LA DISTANCIA SOCIAL!

  • NO nos podemos manifestar en contra del ABORTO, la EUTANASIA… ¡POR LA DISTANCIA SOCIAL!

  • Este año fue la primera vez, desde hace más de 110 años, que la venerada imagen del Señor de los Milagros, NO recorrió las calles de Lima, en el famoso octubre “morado”, ¡POR LA DISTANCIA SOCIAL! Las autoridades civiles declararon que “el mes morado será un mes distinto, a través de un trabajo virtual para conservar la salud de los fieles”, por supuesto, cumpliendo con todas las indicaciones de la OMS.

  • Próximamente, NO habrá celebraciones litúrgicas de NAVIDAD, ¡POR LA DISTANCIA SOCIAL!

Todos los católicos debemos ser “solidarios” con el prójimo y respetar las normas de DISTANCIA SOCIAL…. pero ¿es la misma “distancia” en todos los casos?



El rebrote de protestas, marchas y disturbios en las calles es hoy una realidad. ¿Dónde está la distancia social?


Manifestaciones en las calles de Cusco (Perú) 15/11/2020


Consideramos totalmente legítima la protesta no violenta de los ciudadanos en contra de medidas sociopolíticas, presuntamente, arbitrarias y con las que no están conformes. Vivimos en Estados de Derecho, pero ¿tenemos la misma medida en todos los ámbitos de la vida? En la confesión y manifestación patente de la FE, desde ya que no.

“Nadie enciende una lámpara y la pone en sitio oculto, ni debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que los que entren vean el resplandor” (Lc. 11,33)

La FE es la luz que ilumina al mundo, a todo hombre. La FE nos ubica en las realidades sobrenaturales, nos lleva al Encuentro con Dios, fin y meta de todos los Hijos de Dios.


¿Por qué, entonces, cuando se trata de contextos socio políticos todas las distancias sociales se acortan, las normas se incumplen, la “solidaridad” se convierte en egoísmo y ante la defensa de nuestra FE se nos prohíbe ejercer nuestros derechos, se nos juzga despectivamente y se nos exige obediencia y silencio?


Con energía y convencimiento lo decimos, ¡mientras los católicos tengamos la “lámpara” … bajo la cama, el mundo seguirá a oscuras!


Mientras sigamos aceptando "pasivamente" la prohibición de tener agua bendita en nuestras Iglesias (aunque en muchas se adquirió de inmediato un dispensador para el gel hidroalcohólico), la celebración de la Santa Misa en “recintos abiertos” con una duración máxima de 30 o 40 minutos, el aforo del 30%, 45%, la obligación de “anotarnos” con nombre completo y documento de identidad para asistir a la Eucaristía, …, "medidas de seguridad" exclusivas para nuestras ceremonias litúrgicas, (en consonancia con la OMS) y una normativa en varios aspectos incongruente: se permite la circulación de lunes a sábado, pero los domingos, ¡confinamiento!, se presentan proyectos legislativos para aprobar la vacunación masiva de la población, sin saber qué contiene la vacuna ni sus efectos en la salud… entre otros, el mundo seguirá a oscuras.


“Esta es la victoria, la que vence al mundo: nuestra FE” (I Jn 5, 4).



1224 visualizaciones