EL ABORTO MATÓ A MÁS PERSONAS

Genocidio en progreso.

El aborto fue la causa número uno de muertes en el mundo en 2021


Esto quiere decir que un poco más del 42 por ciento de todas las muertes en 2021 fueron de niños dentro del útero materno. Esto califica al aborto como un genocidio.


La META FINAL: el control poblacional. Una de las estrategias: EL ABORTO


La empresa Worldometer ha publicado un informe el 31 de diciembre donde muestra el aborto como la principal causa de muerte en el mundo durante el año 2021 con 42.6 millones de niños muertos por nacer. Esto hace llegar al aborto a la magnitud de un genocidio. Las muertes por todas las otras causas juntas ascienden a los 58.7 millones.

Según la OMS las muertes por COVID-19 fueron casi 3.5 millones en todo el año, en todo el mundo.


Si lo comparamos con el dato de muertes por Covid, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) totalizaron alrededor de 3,5 millones en el año, podemos dimensionar la magnitud del genocidio de vidas inocentes por nacer.


Worldometer fue reconocido como uno de los mejores sitios web de referencia gratuitos por la Asociación Estadounidense de Bibliotecas (ALA), acorde a lo que informó Breitbart.


Esta organización está dirigida por un equipo internacional de desarrolladores, investigadores y voluntarios con el objetivo de hacer estadísticas mundiales. Mantienen actualizadas sus estadísticas y estas se refieren con frecuencia a datos importantes para todos.


El aborto mató más personas que el cáncer, el SIDA, malaria, accidentes de tránsito, etc. Estas estadísticas están basadas en las cifras de la Organización Mundial de la Salud.

Para reflexionar:

“El gran destructor de la paz hoy es el crimen del niño inocente no nacido. Porque si una madre puede asesinar a su propio hijo en su seno, ¿Qué puede impedir a ustedes y a mí que nos matemos unos a otros?


Debemos tomar una sólida resolución: vamos a salvar a todo pequeño, a todo niño no nacido, dándole la posibilidad de nacer (…)


Estoy segura de que en las familias, en muchas de nuestras casas, puede que no tengamos hambre de un trozo de pan, pero quizás haya alguien en la familia que no sea deseado, que no sea amado, que no reciba cuidados, que viva olvidado. (Madre Teresa de Calcuta)




902 visualizaciones