INTERNET: UN DILEMA Y…. ¿ADICCIÓN? 5 CONSEJOS PARA EVITAR EL MAL USO DE INTERNET


Dentro de la sociedad actual los medios de comunicación social destacan por el importante papel que desempeñan y por la poderosa influencia que ejercen sobre el hombre de hoy. Estos medios rectamente utilizados, pueden prestar un valioso servicio al género humano: información, promoción cultural, descanso y cultivo de los espíritus. Por lo que pueden colaborar activamente a la propagación y consolidación del reino de Dios (Catecismo de la Iglesia Católica, 2493).

Hoy día contamos con instrumentos que agilizan, facilitan y posibilitan la expansión de la palabra de Dios y el cumplimiento de nuestra misión en sus diferentes esferas. Las nuevas tecnologías de la información y comunicación (por sus siglas TIC). Sin embargo, debemos estar alertas acerca de los riesgos y peligros de estos medios.

Esto es lo que nos advierte el Catecismo de la Iglesia Católica:

  1. Los medios de comunicación social (en particular, los mass-media) pueden engendran cierta pasividad en los usuarios, haciendo de éstos, consumidores poco vigilantes de mensajes o de espectáculos.

  2. Los usuarios deben imponerse moderación y disciplina respecto a los mass-media.

  3. Han de formarse una conciencia clara y recta para resistir más fácilmente las influencias menos honestas”. (Catecismo de la Iglesia católica: 2496).


Los medios cuentan con un formidable poder de seducción, de condicionamiento, de presión psicológica y de reclutamiento. Los jóvenes representan una presa fácil.

Muchas veces se encuentran indefensos frente a la caótica diversidad de imágenes que se les muestran. Se creen que pueden adquirir fácilmente una especie de nueva libertad, cuando en realidad están sojuzgados, encadenados y desorientados, y son incapaces de plantearse los aspectos esenciales de la vida. Les falta sabiduría, discernimiento, experiencia y educación para enfrentarse con madurez a todo lo que les proponen los medios. (Cardenal Sarah en su libro “Se hace tarde y anochece”)



"Están expuestos a un flujo incesante de informaciones que irrumpen y allanan su inocencia.”

Un claro ejemplo de ello es la muerte de Archie Battersbee, el adolescente que, tras sufrir graves daños cerebrales, a quien su madre lo sorprendió con una cuerda alrededor del cuello que, probablemente, había sido utilizada para participar en un desafío telemático entre coetáneos, en esos nuevos tipos de competiciones en las que los participantes compiten por quien se acerca más al punto de no retorno, llegando a menudo incluso hasta la muerte. Leer más…


Ante los peligros y riesgos que llevan consigo, debemos ser exigentes y responsables en el uso de las modernas tecnologías de la comunicación, para ello, es necesario conocer estos peligros y estar prevenidos y poner los medios necesarios para evitar consecuencias negativas en su uso.

5 consejos basados en la vida de un santo

para evitar el mal uso del Internet


La autora católica y magíster en teología Susanna Spencer compartió cinco consejos para evitar el exceso de uso de las redes sociales, basándose en el ejemplo de templanza de San Juan Casiano, un monje del siglo IV.


1. “Ayunar” de las redes sociales.

La escritora indicó que San Juan Casiano recomendaba a los monjes el ayuno, las vigilias, la lectura espiritual, la conciencia del horror al pecado y el deseo de santidad para superar la glotonería. Spencer señaló que este consejo se puede usar para el uso desmedido de Internet, al ayunar de los dispositivos electrónicos por ciertos días o momentos y aconsejó “tener vigilias de noches sin Internet, lectura espiritual y oración en lugar del uso de las redes sociales, tratando de tener un disgusto por las distracciones en línea, pero sobre todo construyendo un deseo de crecer en templanza y santidad”. “Lo que uno hace debe basarse en la edad, la condición de vida y la salud. La templanza hacia algo que usamos todos los días requiere una vigilancia constante”.


2. No dejarse vencer por las distracciones:

Spencer indicó que el santo recomendaba a los monjes que “en ningún caso se dejará vencer por ningún manjar, ni tomará nada para comer o beber antes de que termine el ayuno y la hora adecuada para refrescarse”. “De manera similar, cuando uno se esfuerza por usar bien el Internet, no debe dejarse vencer por las distracciones, no debe usarlo cuando no es el momento adecuado y evitar incluso el más mínimo ‘bocado’ de echar un vistazo a las redes sociales en el momento equivocado”.


3. No use los accesos breves a Internet como un escape:

“En la práctica, podría ser útil pensar en usar Internet de la misma manera que se piensa en las comidas. Una persona templada no toma un caramelo aquí y allá entre comidas durante todo el día, ni levanta su teléfono y revisa su correo electrónico, Instagram, Facebook, mensajes de texto, etc. cada vez que hay una pausa en el día”. “Incluso los accesos breves pero frecuentes a las redes sociales entorpecen mi mente por vivir en el presente. Lo uso para escabullirme de la vida hogareña y evitar leer y escribir”. “La torpeza de mi mente se infiltra en mi vida de oración. Dejo de escuchar las lecturas de la Misa y no rezo con tanta atención. Y ahí es cuando sé que se ha vuelto un problema una vez más”.


4. Usar las redes con un propósito específico:

Spencer señaló que ella establece momentos específicos donde usar las redes, como en las mañanas para ver el clima o los correos urgentes, o al final de su tiempo de trabajo, donde reserva “de 20 a 30 minutos para ponerme al día con el correo electrónico de ocio, las redes sociales y los artículos”.


5. Orar para alcanzar la templanza:

La escritora animó a orar por los cambios que se necesitan hacer para lograr la templanza en el uso de internet, y recordó que San Juan Casiano señalaba que “un suministro razonable de alimentos a diario con moderación es mejor que un ayuno intenso y prolongado a intervalos”. Entonces, luchamos con la ayuda de la gracia para encontrar el autocontrol que necesitamos. ¡Levantémonos unos a otros en oración para crecer en la virtud de la templanza!”.


«Si no aprendemos a limitar rigurosamente nuestros deseos y nuestras exigencias, a subordinar nuestros intereses a los criterios morales, la Humanidad entera se desgarrará entre sí, ya que los peores aspectos de la naturaleza humana enseñarán los dientes [...].

Hoy en día debemos emplear todo nuestro coraje en combatir la primacía de la técnica y de los técnicos. Hay que elegir entre lo que nos lleva hacia arriba, hacia la verdad, y lo que tira de nosotros hacia abajo. Sabemos que los medios son capaces de formar y deformar los juicios morales. En la crisis que estamos viviendo pueden tanto salvar nuestra civilización como corromperla mortalmente. Limitarnos a nosotros mismos es la única vía para la preservación de todos. (Card. Robert Sarah, Se hace tarde y anochece).


Te compartimos una breve charla del Dr. Enrique Rojas que nos habla sobre la superación personal: “Para alcanzar el objetivo grande, tienes que renunciar y en esa renuncia hay una parte positiva: aprender a decir que no a uno mismo pensando en un objetivo mayor”. Ver más…Ver más...


ATRÉVETE A DECIR: ¡¡¡LIBRES DE INTERNET!!!

¿TENDREMOS ESA FUERZA DE VOLUNTAD?

¿TE ATREVES A ROMPER TUS CADENAS DIGITALES?



440 visualizaciones